Medicina Actual

 

Medicina

 

Mezcla étnica y su implicación médica. Un estudio en la etnia Otomi

El hombre ha estudiado sus raíces ancestralmente, en una búsqueda incesante por explicar el presente e inferir el futuro.

Bajo esta premisa, el estudio de las poblaciones indígenas que nos dieron origen, bajo un enfoque médico, aportará información sobre la presencia y desarrollo de múltiples enfermedades, tales como la diabetes mellitus, la arteriosclerosis, aquellas vinculadas al sistema inmune como el lupus o la esclerosis múltiple e incluso en las enfermedades infecciosas.

MESTIZAJE EN AMÉRICA

En general, sabemos que los latinoamericanos, somos producto de un mestizaje de individuos de diferentes razas. Las investigaciones sobre aspectos genéticos, aportan amplio respaldo a cerca de las poblaciones básicas, que si bien varían en proporción en cada uno de los países americanos, básicamente está constituida de los siguientes componentes:

  1. Indígenas que habitaban el continente antes de la llegada de los españoles. De éstos se han encontrado numerosos marcadores de tipo mongoloide. Lo cual confirma la teoría sobre la migración humana desde el continente Asiático al Americano a través del estrecho de Bhering.
  2. Caucásicos que llegaron de Europa; en México los conquistadores fueron de origen ibérico es decir Españoles.
  3. Negroides que fueron traídos por los conquistadores desde África, en calidad de esclavos. Particularmente éste componente en mestizos Mexicanos es muy bajo, predominando en las costas de Veracruz y Tamaulipas.

Tenemos entonces que dejando a un lado los aspectos sociales que trajo consigo la mezcla de individuos con diferente cultura, el presente ensayo considera las implicaciones médicas del acontecimiento.

GENÉTICA Y SALUD

La combinación de la genética de varias razas, parece en primera instancia benévolo, a mayor diversidad mayor repertorio para enfrentar patógenos. Recuerdese la epidemia de viruela que azotó América, de la cual se estima murió la tercera parte de la población indígena. Esta enfermedad importada del viejo mundo para la cual los españoles parecían tener una respuesta inmunológica bastante efectiva, resultó mortal para los nativos, quienes acostumbrados a los patógenos existentes en América no pudieron manejarla y "morían como moscas".

Es factible suponer que a los mestizos la viruela no les afectaba con la misma intensidad, su sistema inmunológico poseía ya herencia caucasóide. Algo muy similar a la fuerte reacción que ocasionan patógenos gastrointestinales en visitantes extranjeros que al llegar a nuestro país y consumir platillos típicos ocasionan severos cuadros de diarrea. Estas infecciones son mantenidas a raya por el sistema inmune habituado a ellas y al menos no resultan tan severas en nuestra población.

Por otro lado, también nos heredaron enfermedades desconocidas hasta ese momento. Se sabe por ejemplo que los indígenas amerindios poseían buena vista, buena dentadura y elevada resistencia al consumo de bebidas embriagantes. Se ha sugerido incluso que la alta frecuencia de cirrosis hepática en algunos grupos de mestizos puede estar vinculada al incremento del marcador HLA-B8 el cual ha sido asociado en blancos a ésta enfermedad; dicho marcador se encuentra ausente en amerindios. O el Lupus Eritematoso Sistémico, con elevada prevalencia en mestizos aunque de presentación más benigna que en blancos, vinculado a antígenos HLA-DR3 y HLA-DR4 y que la parecer no era frecuente en tribus indígenas.

Por otra parte se encuentra en investigación factores genéticos que han sido heredados por indígenas americanos y que explicarían la elevada frecuencia de diabetes mellitus tipo II (DM II) que existe en poblaciones latinas; por ejemplo se estima que en México su prevalencia oscila entre el 8 y 10%, este tipo de diabetes es extremadamente rara en individuos europeos y asiáticos. Si bien aún existen grandes lagunas en el conocimiento ya que la DM es una enfermedad multifactorial donde contribuye de manera determinante la alimentación, es innegable la agregación familiar. Las hipótesis de J.V. Neel sobre el gen ahorrador ("thrifty genotype") menciona que el tipo de vida que mantenían los indios (gran parte de las tribus eran cazadores recolectores) favorecieron una selección positiva de individuos con resistencia a la insulina. Este tipo de herencia al ser transportado a las condiciones de vida actuales: sedentarismo, alimentación inadecuada y stress, conduce rápidamente a la obesidad y a la DM II.

Así bien, tenemos que estudiar las repercusiones tanto negativas como positivas de la mezcla étnica para dar soluciones principalmente preventivas a las enfermedades que nos aquejan.

ESTUDIO SOBRE OTOMIES

Numerosos grupos étnicos mexicanos han sido estudiados para conocer aspectos genéticos y epidemiológicos. Dentro de los grupos que menos se ha estudiado se encuentran los Otomies, que constituyen un componente genético importante de los habitantes originarios en la zona centro del país.

La historia de los Otomies menciona que éstos grupos vivían incluso mucho antes de la llegada de los Nahuas a la franja central de México. Convivían principalmente con los Chichimecas. Aún cuando eran grandes guerreros, su carácter pacifista hizo que prefirieran ser tributarios de los Aztecas que enfrentarse a ellos. A la llegada de los Españoles se hicieron aliados de éstos, tramitando vínculos con tribus de los alrededores, lo que les hizo ganar concesiones y así fundaron ciudades como Querétaro.

Los grupos Otomies que existen en la entidad, al igual que muchos otros grupos indígenas en el país, viven actualmente en condiciones de pobreza más extremos. Han sido marginados a las tierras que por sus localización son refugios naturales, y que tienen rendimientos de cultivo sumamente bajos. Estos grupos se encuentran en aislamiento cultural y conservan rasgos como el vestido, la religión y el idioma.

Estudios recientes llevados a cabo por la Universidad Autónoma de Querétaro, en el barrio denominado Yospí y El Rincón, muestran que al menos los niños tienen desnutrición crónica y parasitosis en el 80% de los individuos. Sus enfermedades más frecuentes son las infecciones respiratorias y las gastrointestinales así como la cirrosis hepática por alcoholismo. Se puede advertir que los adultos poseen una dentadura fuerte aún cuando no cuentan con las más mínimas medidas de higiene y la prevalencia de DM II es del 3.3%. También es evidente la endogamia ya que existen personas albinas.

El grado de mezcla ha sido determinado comúnmente a partir del grupo sanguíneo, ya que se sabe que los indígenas sin mezcla eran grupo sanguíneo O POSITIVO, mientras que el grupo A es de origen caucasóide. El resultado para el análisis de mezcla génica (MG) se ubicó en el 34.1% (tomando en cuenta las dos comunidades), y particularmente el barrio de El Rincón resultó con una MG de 23.4% con lo que se considera de pureza aceptable para estudios genéticos. Otras etnias en México tales como la Tarahumara y la Totonaca se han reportado con una MG del 11%, la Nahua 16%, la Maya con 24-38% y los Lacandones un 5%. Podemos apreciar que existen etnias que por su ubicación geográfica mantienen purezas muy elevadas.

Cabe destacar la presencia de marcadores Orientales con bastante fuerza, como lo son el grupo sanguíneo Diego y los antígenos HLA-A11.

Por otra parte se encontraron algunos otros marcadores genéticos que han sido reportados en otras etnias mexicanas como el antígeno HLA-A9, A19, B39(16) y el B-35 que emparenta a los Otomíes con Tarahumaras, Mixtecos y Nahuas además de con población mestiza mexicana.

Se encuentra actualmente en marcha estudios más profundos sobre aspectos clínicos y nutricionales, con los cuales se espera obtener información sobre como ayudar a mejorar las condiciones de éstos indígenas, principalmente alimenticias sin llegar al extremo de dañar su metabolismo. Esto ante la información que se tiene sobre la presencia en amerindios de "genes ahorradores" que les hacen soportar fuertes hambrunas pero que despertarían enfermedades cronico-degenerativas si llegaran a cambiar sus hábitos alimenticios y su estilo de vida.

 

Q.F.B. Claudia Alvarado Osuna
Especialidad en Bioquímica Clínica
Universidad Autónoma de Querétaro
anai@sunserver.uaq.mx


 

med@redmedica.com.mx  

Publicación por intermex©1997.
Diseño porRediseño©1997.