Alimentación Complementaria

Todo el mundo está de acuerdo en que el alimento perfecto para los bebés es la leche materna. En cambio no hay acuerdo acerca de cuál es el mejor para iniciar la alimentación con sólidos. La razón de esto es que no hay pruebas científicas en favor de ninguno en especial y los niños parecen crecer bien con uno y con otro de los que aquí menciono para el inicio.

Para los niños alimentados con leche materna tenemos una guía que puede ser de utilidad, consulte el documento ABLACTACIÓN en la sección de artículos médicos.

Tenga en cuenta que la mayoría de los bebes no aceptará de buen agrado cualquier sustancia extraña que intente poner en su boca, la preparación, la textura, el ambiente a la hora de comer, la paciencia, el sabor y algunas otras cosas más influyen en la aceptación y gusto por los alimentos. Prepárese para el gran día, necesitará paciencia y el buen consejo de su pediatra.

El inicio

Por supuesto que de preferencia los alimentos deben ser naturales y frescos  con la idea de aprovechar el apetito del bebé, sin embargo, a veces se hace necesario darle algunos minutos de leche antes para saciar el apetito voraz de un organismo en pleno crecimiento. No olvide lavar cuidadosamente sus manos, los utensilios y las frutas y/o vegetales que vaya a utilizar. Inicie con algunas cucharadas y aumente progresivamente la cantidad de alimento, hasta que el bebé lo acepte, no lo obligue.

Ofrezca un alimento cada dos o tres días, después dele otro por igual tiempo y así sucesivamente. De esta manera usted puede determinar si hay alguna intolerancia o desagrado a los alimentos y a cuál de ellos se debe. Conforme avancen los días su bebé exigirá más que probadas, hasta llegar a ingerir porciones proporcionalmente grandes de sólidos, claro, siempre como complementos de la leche materna o de la fórmula.

Frutas y verduras: Casi todos los bebés toman sin problema las frutas, en especial el plátano o la manzana. Los vegetales son un buen alimento para empezar, nutritivas y poco dulces, aunque su sabor fuerte y distintivo las hace menos atractivas que las frutas y cereales que son de sabor más dulce y agradable, de tal manera que la primera experiencia con vegetales no es muy positiva que digamos. Las hortalizas amarillas como las zanahorias tienen un sabor más agradable y son más nutritivas.

Cereal de arroz: Por su fácil digestión y manejo de la textura así como por los suplementos de hierro es uno de los alimentos preferidos para los inicios. Puede mezclarlo con leche de fórmula, leche materna, agua o leche entera de vaca (si su médico lo autoriza). A veces su médico puede sugerir que le agregue fruta.

La Continuación

La carne, huevos y otros alimentos farináceos normalmente los introducimos en el segundo semestre la vida y aunque algunos médicos introducen el huevo en edades más tempranas, existe el consenso reciente de introducirlo a edades más tardías por la posibilidad de alergia a las proteínas de este alimento. De cualquier manera cuando lo de a su bebé delo cocido dos o tres veces por semana.

La carne es una excelente fuente de proteínas, así como de hierro y vitaminas, al principio alrededor de los seis meses de edad puede usarse carne de pollo o ternera suave, la carne generalmente se acepta mejor si se mezcla con otros alimentos y su consistencia es muy suave.

Las papas, el pan, la tortilla (en México y otros lugares de Latinoamérica), el espagueti, el arroz y otros alimentos son una fuente importante de calorías y casi siempre los introducimos hasta que los alimentos anteriores se toman con regularidad.

Los postres como los flanes y natillas son una buena fuente temporal de productos lácteos, aunque si su bebe no ha tomado proteínas de leche de vaca mejor es no introducirlos. Usted debe tener cuidado de no favorecer malos hábitos dietéticos, los alimentos dulces deben ofrecerse como un alimento más y no como premio después de haber comido.

La sal, sobre todo para mejorar el sabor de los padres en los alimentos de los niños no es necesaria, sobre todo por la posibilidad de inducir hipertensión arterial en edades posteriores. Cada vez es menos frecuente encontrar alimentos infantiles con una cantidad excesiva de sodio.

Los aditivos de los alimentos para mejorar el sabor o el aspecto de los alimentos de los bebés generalmente son productos químicos que pudieran causar algunos trastornos digestivos al bebé, por esa razón los pediatras no los recomendamos como parte de la alimentación durante el primer año de la vida.
 
 Pagina AnteriorPagina Principal
Revisión: 09-09-02
Dr. Guillermo Franco