Alimentación del Preescolar y Escolar

Durante estas etapas, el crecimiento es uno de los factores que influye en la cantidad de alimento que el niño requiere y de las deficiencias nutricionales que pudieran presentarse. Encuestas nutricionales en grandes grupos de niños han demostrado que la deficiencia de hierro es la más frecuente. También se encuentran alteraciones como la caries dental provocada por el consumo excesivo de alimentos dulces, una higiene y atención dental deficientes y otros factores asociados.

Cuando las necesidades de nutrientes se expresan en gramos o calorías por kilogramo de peso al día en realidad son menores que las de los lactantes, pero como los niños son progresivamente más grandes, sus necesidades absolutas aumentan acorde a las necesidades biológicas de mantener una tasa de crecimiento ordenada.

Sin embargo, es una realidad que el apetito de los niños preescolares y escolares disminuye substancialmente, y vuelvo a insistir, esto es debido a que la tasa de crecimiento también disminuye. Con mucha frecuencia esto le causará gran inquietud a los padres; por lo que es frecuente escuchar "mi hijo no come absolutamente nada!". Si el médico y la madre revisan con cuidado la cantidad de alimentos que el niño consume al día, seguramente la primera sorprendida será la misma madre al escucharse decir todo lo que ha comido su hijo.

Los nutriólogos opinan que un niño de tamaño y ritmo normal de desarrollo puede requerir una cucharada de cada tipo de alimento servido en las comidas por cada año de edad; por ejemplo un niño de 2 años ingerirá en promedio 2 cucharadas de carne, 2 de vegetales, 2 de frutas además de las cantidades usuales de leche, agua o jugos de frutas. En general las necesidades nutricionales del niño respecto a vitaminas, minerales, agua, proteínas, carbohidratos y grasas quedarán cubiertas si las de calorías han quedado satisfechas con diversos alimentos. 

piramide.jpg (14276 bytes)Hay que decirlo, ciertos niños pasan por periodos de gran voracidad o de excesiva preferencia de ciertos comestibles, seguramente ni aparecerán deficiencias si una u otra condición no se prolonga por mucho tiempo. Conviene que en casa los padres enseñen a sus hijos a degustar los alimentos de los 4 grupos nutritivos más importantes, al parecer he visto que esta actitud se adquiere espontáneamente, si bien hay niños que les cuesta trabajo acostumbrarse a los vegetales.

Es muy importante que desde el principio los padres entiendan y apoyen la conducta de sus hijos en lo tocante a la alimentación, pues así lograrán crearle hábitos que propicien un aporte satisfactorio de nutrimentos.
 
 

Alimentación Durante la Adolescencia

El adolescente de uno y otro sexo pasa por un periodo de crecimiento rápido que depende más de la etapa de maduración que la edad cronológica, el estado de su madurez sexual está íntimamente ligado a sus necesidades de nutrimientos.

La adolescencia es un período en el que el crecimiento acelerado adquiere su máxima intensidad; los varones crecen 10 cm como máximo al año y las mujeres un poco menos. En consecuencia las necesidades absolutas de nutrimientos son grandes, aunque proporcionales al peso corporal; en realidad el crecimiento más rápido se da en los primeros tres meses de la vida. En un año, el peso de un niño de 12 aumenta en 5 kg. o más durante el período de crecimiento acelerado, sin que haya un incremento proporcional en el tejido adiposo. Ello representa un incremento de 1 kg. de proteínas y, por lo mismo, 160 g de nitrógeno (0.4 g diarios). Pero las proteínas exógenas son utilizables para el crecimiento, sólo si se ingieren suficientes cantidades de carbohidratos y de grasa dietética.. A fin de atender a tales exigencias el adolescente físicamente activo y sano consumirá tantos alimentos que quienes lo alimentos pensarán que come demasiado.

El análisis de la historia dietética de un adolescente suele ser una tarea muy difícil debido a que estos son de lo más irregular y los refrigerios constituyen parte significativa de su ingestión total. Tales refrigerios consisten principalmente en comidas y bebidas muy ricas en fosfatos, sodio y carbohidratos simples. En parte estos refrigerios son un intento de saciar su voraz apetito aunque desgraciadamente estos en la mayoría de los casos no se llevan a cabo en el hogar. Además, compartir los alimentos con sus amigos y hacer a un lado las reglas de los adultos son parte de a la manera de alimentarse de los adolescentes. Tales hábitos dan origen a dietas poco balanceadas y elevan el riesgo de caries dental en la dentición permanente, puede adquirirse también el hábito de consumir muchas calorías y pocos nutrientes. A pesar de la legislación de carácter preventivo en este grupo de edad puede presentarse la ingestión de alcohol cuando esto ocurre de manera excesiva y continua, casi siempre se presentan problemas en la dinámica familiar y la situación se agrava con las presiones sociales y de los amigos.

La carencia de nutrientes más común en la adolescencia es la deficiencia de hierro, y contra la opinión generalizada, se encuentra en uno y otro sexo aunque predomina en las mujeres adolescentes. Los intentos de adelgazar y tener una figura mas o menos esbelta son poco frecuentes en los varones adolescentes, en general están dedicados a incrementar su talla y su constitución física. En las mujeres adolescentes sucede lo contrario y aunque la tendencia es a presentarse a menor edad, por fortuna se observan con mayor frecuencia entre los 16 a 18 años. La importancia de esta situación radica en que se reduce la ingesta de nutrientes como los minerales traza: zinc, cobre, manganeso, etc.

Pagina AnteriorPagina Principal
Revisión: 09-09-02
Dr. Guillermo Franco